Correr con tu perro ¿Cómo empezar?

Correr con tu perro ¿Cómo empezar?

Escrito en Lun, 04/07/2022 - 10:34

Hacer actividad física tiene muchos beneficios, tanto para las personas como para los perros. Estudios han demostrado que tener un compañero de entrenamiento ayuda a aumentar la responsabilidad, el seguimiento y el éxito en el cumplimiento de los objetivos de salud. Y, al igual que los humanos, los perros disfrutan de beneficios mentales gracias al ejercicio, así como también beneficios físicos que ayudan a mejorar el rendimiento, el aumento de la masa muscular, la reducción de la grasa corporal y la salud canina en general.

Antes de empezar a correr con tu perro, he aquí algunos consejos que te interesarán.

1. Evalúa el nivel de forma física de tu perro

La edad y el nivel de forma física son factores importantes que hay que tener en cuenta a la hora de decidir ejercitar a tu perro, esto te permitirá determinar la longitud y duración de sus recorridos juntos.

Por ejemplo, en un cachorro el cuerpo y la capacidad de coordinación aún se están desarrollando, por lo tanto, mantener sesiones cortas en terrenos más tolerantes como tierra o hierba ayudará a proteger sus cuerpos en crecimiento. Cuando alcancen la madurez del esqueleto, los paseos podrán ser gradualmente más largos y realizarse en aceras y asfalto.

2. Toma en cuenta la raza

Los perros de razas pequeñas suelen parecer muy enérgicos y rápidos. Sin embargo, es posible que no tengan la resistencia de las razas medianas, como Pastores Australianos o Border Collies.

Muchas razas desarrolladas para la caza y las pruebas de campo, como los Golden Retriever, los Vizslas y los Bracos Alemanes de Pelo Corto, pueden ser excelentes compañeros para correr con un entrenamiento de resistencia adecuado. En cambio, las razas gigantes, como el Gran Danés y el Lobero Irlandés, suelen tener dificultades para correr distancias debido a su gran estatura.

Las razas como los dogos y los bulldogs franceses necesitan una consideración especial, ya que sus narices cortas pueden dificultar un poco la respiración, especialmente durante el ejercicio.

3. Prepárate

Debes planificarte y asegurar que cuentas con todo lo necesario antes de salir:

  • Collar y correa/arnés: Esto le ayudará a mantener el control y la seguridad de tu perro.
  • Placa de identificación: Son súper importantes en caso de que tu perro se salga de la correa o del arnés.
  • Bolsas para los desechos: Sé un tutor responsable y limpia los restos de tu mascota, el medio ambiente y tus vecinos lo agradecerán.
  • Revisa el clima: El calor y la humedad pueden agotar rápidamente la energía y la resistencia de los perros. En el verano el asfalto y las aceras pueden calentarse lo suficiente como para quemar sus almohadillas, y el hielo en invierno puede ser resbaladizo, por lo que conocer el trayecto por el que se va a correr es fundamental para evitar lesiones.

4. La comida es el combustible

El éxito de tu perro en el exterior dependerá de lo que le alimente en el interior, para ayudarlo a potenciar las corridas debes darle una alimentación y nutrición óptima adecuada para su edad.

5. Mide su alimentación

El estómago de un perro tarda entre 4 y 6 horas en vaciarse, por lo que alimentarlo justo antes de salir a correr no es lo ideal, se aconseja alimentar al perro unas horas antes o después del ejercicio.

6. Observa el lenguaje corporal

Quedarse atrás y reducir la velocidad son señales clave de que tu perro está empezando a cansarse. Los perros no pueden sudar y utilizan el jadeo y la lengua para intercambiar el calor corporal. Procura tener una fuente de agua para ellos, esto puede ayudar a mantenerlos hidratados a lo largo del camino.

7. Examina a tu perro luego de correr

Los perros tienen una mayor tolerancia al dolor que nosotros y a menudo pueden seguir corriendo pase lo que pase. Por eso es importante examinarlos después de cada sesión de ejercicio. Asegúrate de que sus patas no presentan quemaduras, rasguños ni espinas y que su pelaje, ojos, nariz y boca están limpios.

8. Lleva el exterior al interior

Los paseos y las carreras son formas estupendas de involucrar físicamente a tu mascota. Sin embargo, en caso de que no puedan salir, puedes realizar otras actividades en casa para mantenerlo activo. Jugar al escondite le ayuda sus sentidos del oído y del olfato, y practicar las habilidades básicas de obediencia, como "sentarse" y "agacharse", ayudan a reforzar el buen comportamiento, y de igual manera, pueden servir como trabajo de fuerza para ellos.

Cada perro es único y es considerable que hable con su veterinario sobre cualquier pregunta que pueda tener al respecto.

Por: Purina, www.purina.com

Bienestar
Salud